La experiencia analítica desde el punto de vista del analizando. Profilaxis. Etica y psicoanálisis. Psicología y poder. Terapias adictivas. La sociedad psicologizada. Mala praxis. Una denuncia
anaclisis [anaclisis] f. (Fisiol. hum.) Decúbito, especialmente el supino. (Estar acostado hacia arriba.) aná ἀνά (gr. ‘hacia arriba’, ‘por completo’, ‘de nuevo’, ‘por partes’) + klī‑ κλῑ‑ (gr. ‘inclinarse, tumbarse’; κρεβάτι, κλίνη ‘lecho’) + ‑sis (gr.) [Leng. base: gr. Antiguo.
En gr. anáklisis ἀνάκλισις con el mismo significado desde Hipócrates, s. V a.C., reintroducido] // En psiquiatría, dependencia emocional, inclinación hacia el ser de quien se depende o que domina, en particular la primera relación objetal que establece el niño, caracterizada por la completa dependencia de éste respecto de su madre.
“–Si yo lo inquieto tanto mejor. Desde el punto de vista del público, lo que yo considero como más deseable, es lanzar un grito de alarma y que tenga, en el terreno científico, una significación muy precisa: que sea un llamado, una exigencia primera concerniente a la formación del analista.” J. Lacan

jueves, 20 de febrero de 2014

La ética del psicoanálisis

por Marcelo Augusto Pérez El PSICOANÁLISIS es ante todo una ética, luego una técnica orientada a una praxis de orden clínico. Siendo entonces una ética no puede quedar enmarcado en un estricto campo teórico-académico que autorize su Acto. Un diploma no autoriza a un analista. Mucho menos un diploma en psicología. Creemos que muchos se equivocan si siguen pensando que un certificado por sí mismo puede autorizarlos en su actividad. No sólo se equivocan sino que caen en una gravísima falta-de-ética al creer que un conjunto de materias (y de docentes) es suficiente para avalar un acto; acto que se sostiene bajo transferencia y que, no pocas veces, horroriza a más de uno. ¿Qué es lo que autoriza a un abogado, a un artista o a un mecánico? Parecería que en los últimos dos se ve claro que no es un diploma; pero resulta a veces dudoso en el primer caso. ¿Por qué? ¿Por ser una actividad que se estudia en una facultad? ¿No es acaso necesario adquirir un saber para la mecánica automotriz y ni hablar para quien se considere un Artista en toda su extensión? ¿No caerán las profesiones-académicas en una paradoja gravísima al pensar que un par de sellitos detrás de un diploma es suficiente para sostener una actividad? Hablo desde el lugar de quien estudió y se recibió de Licenciado en Psicología: es decir que llevo trás de mí la impronta de un dato empírico y la vergüenza ajena de algunos colegas que creen que ese dato es condición suficiente para recibir pacientes en su consultorio. En realidad es suficiente si uno los recibe para hacer psicología. Pero para hacer psicoanálisis eso no es suficiente, máxime cuando quizás sea mejor analista un antropólogo o un filósofo o un médico que un psicólogo. Obviamente, si un médico funciona como analista y no como médico. Hacer psicoanálisis no es hacer psicología: el psicoanálisis no es una psicología. Ni siquiera, ni mucho menos como se pretende rotular la materia en ciertas facultades, psicología-profunda. El descubrimiento Freudiano subvierte al sujeto de la certeza, esto es al "pienso, luego existo". Lo que el psicoanálisis viene a contarnos es otra historia; justamente "soy donde no me pienso". ¿Y qué quiere decir esto? Esto quiere decir que las "leyes" de la conducta que tanto importan a la psicología; el Yo que se trata de fortificar como si fuese un órgano carente de vitaminas; las estadísticas generales que sirven para crear técnicas de diagnósticos que rotulan y clasifican al ser humano... todas estas tendencias bien llamadas científicas (y cuanto más se acercan a las experiencia animal, biológica, parecen que son más científicas aún); todas ellas, digo, no hacen más que alejar al psicoanálisis de la psicología. Quizás sea la psicología, como lo expresó alguna vez M.Foucault, el principal enemigo del psicoanálisis. El hombre no hace lo que quiere, sino lo que puede. Hay Otra escena que le sucede: es allí donde no se piensa. No tiene la culpa de ser así; pero nunca está libre de responsabilidad. No hablamos pues de "culpas", sí de un accionar ético para con el otro. La psicología es el estudio de la conducta. Para ello tiene herramientas bien firmes: técnicas de exploración proyectivas y psicométricas, entre otras, le sirven al psicólogo para sacar un diagnóstico en base a ciertas cosas que le han ocurrido a otros y en otros tiempos. El psicólogo, al igual que el médico, mira al paciente: con esa mirada puede saber si está bien vestido, si usa anteojos, si tiene un dedo cortado, si camina cojo. Todo esto es un buen material para que el psicólogo pueda seguir su trabajo de diagnóstico. Para el psicoanálisis la conducta, así como la inteligencia, o la bondad y las buenas costumbres; son un dato más; muchas veces -sino casi siempre- engañosos. Seríamos muy inocentes si a juzgar por cómo viste un analizante podríamos elaborar un diagnóstico de estructura. Nada puede decir el psicoanálisis por la conducta de un sujeto; repito: nada. Si un sujeto se pone a gritar en una esquina cualquiera y, a la vez, a romper vidrios de un coche y, a la vez, a golpear a la gente: eso, para los psicoanalistas, no significa más que un sujeto que grita, rompe vidrios y golpea. No podemos decir que es un psicótico, ni un perverso ni un neurótico. Podríamos, en todo caso, decir que está cometiendo una locura. Pero de locuras estamos rodeados por doquier: obsesivos que se lavan díez veces las manos después de saludar, histéricas que forman largas filas durante largas noches para ver a su ídolo, obsesivos que recorren los baños de las estaciones de trenes en busca de sexo; histéricas que se involucran en "magias y brujerías" de todo tipo o en rituales compulsivos e históricos ; obsesivos que pierden millones de pesos en varias horas a la ruleta, etc., etc., etc. Locuras por doquier... Hasta el rito de no dar la sal en la mano (parece una locura, ¿no?) pertenece al orden de la neurosis obsesiva: pero esto es sólo un rasgo, no una estructura: el psicoanálisis descubre rasgos perversos en estructuras neuróticas, rasgos obsesivos en estructuras histéricas, rasgos psicopáticos en estructuras obsesivas, etc. Si bien el diagnóstico es importante para abordar un análisis; a los psicoanalistas nos tiene sin cuidado si un sujeto ve un negrito o una negrita en la lámina III del Rorschach; o si no responde las catexias negativas del Cuestionario Desiderativo. Si bien los test proyectivos (que basan su concepción justamente en la idea de lo inconsciente) pueden servir a que la psicología sea más científica y más dura (y de hecho son las técnicas aceptadas en los ámbitos Forenses) para el psicoanálisis esto no hace más que engordar el discurso Universitario y el discurso Amo de la ciencia. Y, a decir verdad, este Saber Amo es la demanda del paciente; Saber que miles de psicólogos ( ignorando acaso que lo Inconsciente rebalsa de sabiduría ) pretenden cubrir e incluso con una respuesta en forma de Consejo. Paradoja inaudita si la hay: que se nos demande un consejo no es curioso; lo sorprendente es que los mismos profesionales no se-adviertan que estudiar una carrera universitaria no habilita para aconsejar a nadie. Parece que responder desde el lugar de la tía o del amigo puede resultar interesante. Lo importante, para el psicoanálisis, es el Uno por Uno y el Aquí y Ahora. ( Y esto para quienes creen que el psicoanálisis no es "gestáltico" ). Lo importante es todo lo que el sujeto dice sobre sus vínculos y su historia: sobre sus padres, sus parejas, sus amigos, sus hijos. ( Y esto para quienes creen que el psicoanálisis no es "sistémico" .) Lo importante, finalmente, es lo que el sujeto demanda expresar en ese momento, puesto que en el curso de su discurso se irá construyendo el mismo deseo inconsciente. ( Y esto para quienes creen que el psicoanálisis es psicología profunda: lo inconsciente no es lo profundo, es lo psíquico real y está en la cadena discursiva. ) Todo esto tiene implicancia clínica. No es lo mismo ir a una psicoterapia, en donde generalmente se "engorda" el Yo del paciente y este sale muy obeso, muy rellenito; que hacer un psicoanálisis, en donde el analizante hace su trabajo y paga por ello; en donde se deberá enfrentar con su vacío, con su angustia, con sus resistencias... No es lo mismo un terapeuta que al ver llegar al paciente lo ve rengo y cree que esto es ya un problema a tener en cuenta; que escuchar la palabra del analizante. En mis pasos por hospitales neuropsiquiátricos y en conversaciones con estos Amos de la Ciencia Psíquica, he llegado a escuchar que se diagnostica una estructura con solo observar ciertos eventos, que la psiquiatría llama "episodos", o por la forma de peinarse del paciente: son los mismos psiquiatras que después se llenan la boca diciendo que el psicoanálisis es cerrado y pasó de moda... Me pregunto a qué moda se refieren... quizás a la de la historia de la clínica que hace unos cuantos siglos viene estudiando el cuerpo muerto y creyendo que cuanto más se parecen las experiencias humanas a la de los animales más científica es la cuestión? [No todos los psiquiatras son así, desde luego: muchos saben que el Borda está lleno de obsesivos, el Moyano colmado de histéricas, y ambos contienen más pobres que locos.] Un analizante puede estar rengo, puede usar anteojos, puede vestir con colores fuertes: pero esto no habla de su síntoma: pensar lo contrario lo creo de un reduccionismo atroz, una verdadera miopía. Su síntoma es sólo áquel del que se queja. Del que se queja y quiere desembarazarse. Si su pierna coja no es motivo de queja, entonces esto no es un síntoma analítico. Y no hay forma de saber de qué se queja un analizante sino escuchándolo; sino cuando él HABLA. Sólo se le pide una cosa: hable. En psicoanálisis, un síntoma tiene estructura de lenguaje. Es, como un sueño, un fallido, un olvido; un significante que se está diciendo ( y hablo en presente para quienes creen que el psicoanálisis trata del pasado ) para ser escuchado dentro de una cadena discursiva. Esa cadena discursiva, ese bla-bla-bla, es lo que un psicoanalista debe escuchar en el curso de una sesión, ese discurso que el analizante dice sin saber de qué habla y, a la vez, diciendo lo que no quiere. La medicina responde a la demanda del paciente y vía farmacología, tapa el síntoma lo antes posible, para silenciar al dolor... Dos verbos encontrados: hable versus calle... a ver si se cansa. Ese verbo puede resultar, muchas veces, angustiante: siempre es mejor que el otro me resuelva todo con sólo mirarme. Muchas veces hacer psicología quiere decir hacer medicina; esto es: dar consistencia al narcisismo del paciente; seguir alienando identificaciones imaginarias con las que el paciente viene y las cual trata de sostener; taponar la falta, etc. Hacer psicología es muchas veces evaluar, diagnosticar y curar a un sujeto por vías de su conducta o de su vestuario (que acaso es sólo un disfraz). La ética del psicoanáliis implica no curar ( el sujeto se-sana, el analista no es ningún Salvador ); no aconsejar; no posicionarse en el rol del amigo o de la tía; no juzgar y ni siquiera rotular un cuadro clínico. Las brujas no existen pero sin embargo... No es menos sorprendente que, a las puertas del siglo XXI, miles de psicólogos se encarguen, con sus mejores intenciones, de dicho trabajo. En fin, no todo es oro ni todos los que vagan... Fuente: www.psicocorreo.com.ar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Marcel Proust

... Entre los intervalos de los instrumentos musicales, cuando la mar estaba muy llena, se oía, continuo y ligado, el resbalar del agua de una ola que envolvía los trazos del violín en sus volutas de cristal y parecía lanzar su espuma por encima de los ecos intermitentes de una música submarina. Yo me impacientaba porque no me habían traído aun las cosas para empezar a vestirme. Daban las doce, y Francisca aparecía. Y durante varios meses seguidos, en ese Balbec que tanto codicié, porque me lo imaginaba batido por las tempestades y perdido entre brumas, hizo un tiempo tan seguro y tan brillante que cuando venía a descorrer las cortinas nunca me vi defraudado en mi esperanza de encontrar ese mismo lienzo de sol pegado al rincón de la pared de afuera y de un inmutable color, que impresionaba, más aun que por ser signo del estío, por su colorido melancólico, cual el de un esmalte inerte y ficticio. Y mientras que Francisca iba quitando los alfileres de las impostas, arrancaba telas y descorría cortinas, el día de verano que descubría ella parecía tan muerto, tan inmemorial como una momia suntuosa y milenaria que nuestra vieja criada despojaba cuidadosamente de toda su lencería antes de mostrarla embalsamada en su túnica de oro. ... Marcel Proust


R.D. Laing

--- Knots (Nudos) R.D. Laing (extracto) People can act very strange. At least ... I think they act very strange. And maybe other people think that I am the one who’s acting very strange. Do you know the feeling? Effective comunication is difficult to construct. There are some many knots in human understanding ... Can you unite these ones? There must be something the matter with him because he would not be acting as he does unless there was therefore he is acting as he is because there is something the matter with him. He does not think there is anything the matter with him because one of the things that is the matter with him is that he does not think that there is anything the matter with him therefore we have to help him to realize that the fact that he does not think that there is anythingthe matter with him is one of the things that is the matter with him. There is something I don’t know that I am suposed to know. I don’t know what it is I don’t know,and yet I am suposed to know,and I feel I look stupidif I seem both not to know it and not to know what it is I don´t know. Therefore I pretend I know it. This is nerve-ranking since I don’t know what I must pretend to know. Therefore I pretend to know everything. I feel you know what I am supposed to know. But you can’t tell me what it is. Because you don’t know that I don’t know what it is. You may know what I don’t know, but not that I don’t know it, and I can’t tell you. So you will have to tell me everything. Absurd, isn’t it? But very real as well. I’m sure you have had similar experiences. What can we do to better our communications? How can we avoid to feel bad? How can we avoid that other persons feel bad? if ( "true" == "false" )... R D Laing

Ronald Laing, the radical psychiatrist, psychoanalyst and psychotherapist who profoundly altered our understanding of mental illness, was the founder of just one organisation - the Philadelphia Association.

Born in Glasgow in 1927 R D Laing studied medicine at the University of Glasgow and went on to become a psychiatrist. His first experiment in changing the way people designated the mentally ill took place at Glasgow’s Gartnavel Hospital where he and colleagues radically altered the treatment regime in a long-term women's ward.

Laing moved to London to work at the Tavistock Clinic and trained as a psychoanalyst at the Institute of Psychoanalysis. Laing had for many years been engaged with continental philosophy and in a series of books published in the course of the 1960s he sought to develop what he called ‘an existential-phenomenological foundation for a science of persons’ and sought to set out a description of the experience of those labelled schizophrenic. Such people, Laing argued, suffered from ontological insecurity, a lack of faith in their own and others' reality which led them to create false self systems to fend off psychological and emotional catastrophe. Laing wanted to make madness and the process of going mad comprehensible, and to a great many people, including many of those afflicted, he did so convincingly. The discourse of the 'mad', he showed, if listened to in the right spirit could make a sense of its own. This was to be the line of thought that Laing would pursue for many years in The Divided Self (1960), Self and Others (1961), Sanity, Madness and the Family (1964) and The Politics of Experience (1967). (After this his writings became more diffuse, sometimes arguably self indulgent, but still capable of great insight). (Leer+)


Explicando a Laing

... Como libro pionero en su consideración de la esquizofrenia, y también por su carácter revolucionario y sus afirmaciones heterodoxas (pese a basarse completamente en análisis clínicos y emplear Esterson y Laing un lenguaje cuidadosamente clínico y objetivo, una tendencia no siempre presente en otros libros de Laing, como The Politics of Experience, de 1967 o Knots, de 1970). Sanity, Madness and the Family fue un libro polémico que recibió numerosas críticas. La primera y más obvia - y algo de lo que Esterson y Laing eran conscientes tras su publicación - es que, como apuntamos previamente, no se publicaron los datos del grupo de control formado por familias no esquizofrenogénicas, donde las interacciones y comunicación no estuvieran basadas enel uso de dobles vínculos y comunicaciones de doble sentido. Pese a que un grupo de control es absolutamente imprescindible para un estudio científico serio, el tiempo ha jugado a favor de las afirmaciones de Laing y Esterson en su obra, puesto que en investigaciones empíricas recientes sobre la influencia del factor familiar en la esquizofrenia, como las de Nevid, Rathus y Greene, se ha demostrado el papel fundamental de la familia en el desarrollo de una personalidad independiente.Objetividad y estilo que se repetirían en el estudio sobre comunicación y patología conjunto con Phillipson y Lee en 1966, Interpersonal Perception, un análisis de los modos de comunicación en parejas.(ontológicamente segura, diría Laing) o el recurso, por presión familiar, a defensas esquizofrenogénicas.La publicación de este libro tuvo, sin embargo, consecuencias más a largo plazo, y no sólo dentro del contexto médico, para la carrera y reputación de Laing. Algunas críticas no bien documentadas llegaron a afirmar que Laing se oponía al concepto mismo de familia, y que lo consideraba una célula de organización social enferma que aliena y destruye al individuo. A esta percepción errónea de las afirmaciones de Laing no ayudó, precisamente, su estrecha relación con David Cooper, pensador radical en lo tocante a la familia (suyos son libros con títulos tan reveladores como The Death of the Family (1971) o The Language of Madness (1978) , en los que la familia se compara a una granja donde los adolescentes son cebados como cochinillos para luego ser“sacrificados” al dios de la cruel y homogeneizadora sociedad). Así, a raíz de la publicación casi simultánea de estas obras de Cooper (que Laing consideraba radicales ya en ese momento), se identificó a Laing con las ideas extremadamente violentas y revolucionarias de su colega. La misión que Cooper se impuso en sus publicaciones eraincitar a la revolución y a la destrucción de la organización social tradicional, cargando las tintas en la familia, como origen de los males sociales, incluso en individuos aparentemente sanos y adaptados. En la obra conjunta de Laing y Cooper, Reason and Violence (1964), las partes escritas por Laing nunca son tan radicales en sus planteamientos como las de su colega, que se aproxima en ocasiones al marxismo puromás que a la práctica psiquiátrica. Así, se ha criticado a Laing por culpar a los padres de los pacientes esquizofrénicos de la aparición de síntomas en sus hijos, sin embargo, su intención en este libro con Esterson, y en otras obras posteriores, no era rechazar y demonizar la familia en sí, sino mostrar cómo la locura no es algo que surjaespontáneamente del paciente mismo, sino, más bien, como el resultado de un mecanismo de presión social. Las familias de este estudio son familias disfuncionales (lo que no significa que todas lo sean), que producen en el individuo que es tratado por locura una serie de condiciones patológicas (llamados síntomas esquizofrénicos), queno son sino una expresión patológica de la disfunción de toda la familia. Tampoco negó Laing que los esquizofrénicos tuvieran problemas para operar en su vida diaria; Laing reconoce la dura y traumática experiencia de la locura, si bien disiente en la interpretación más “clásica” de los orígenes de ésta, y prefiere buscarlos en el ámbito de la interexperiencia, es decir, en el campo de los intercambios sociales. La locura tienesu origen no en trastornos dentro de uno mismo, sino que surge de la relación entre personas (véanse Laing y Esterson 1964; y Laing, H. Phillipson y A.R. Lee 1966). ... Méndez García, Carmen (2004)



Temas

Lo más importante de este blog son tu experiencia, tus comentarios Your feedback






Form View Counter
ecoestadistica.com